Running. Las carreras virtuales

Running Las carreras virtuales. Se consolidan y desarrollan sistemas para detectar a eventuales tramposos

por Ezequiel Brahim – 5 de septiembre de 2020  • 20:37

Deportes con panorama incierto, sea por su calendario alterado o por el contagio de Covid-19 de algún jugador. Sin embargo, en el running la incertidumbre alcanzó hasta su esencia. Mezcladas con tantas novedades de este 2020 llegaron las carreras virtuales, competencias en solitario que se controlan con un reloj con GPS para luego compararse con muchos otros a la distancia.

Parecían una solución de paso, un «peor es nada», paliativo para la ansiedad por las carreras «reales». Pero ya no está tan clara su fugacidad: van evolucionando, traspasando fronteras, desarrollando nuevos softwares y mostrando cada vez más virtudes de la virtualidad.

La discusión llegó a los propios organizadores de carreras y algunos las piensan en el 2021 como complementos a las carreras presenciales. «La idea es mantenerla el año que viene, aunque se pueda realizar el evento con normalidad», asegura Martín Bianchi, director de promoción turística del Instituto Fueguino de Turismo, que realizó con éxito la carrera virtual que este año reemplazó a la tradicional Marchablanca. Esta es una competencia de esquí de fondo de casi cuatro décadas que hasta ahora sólo se había suspendido en 1989 y 2004 por ausencia de nieve.

Este año lo que sobraba era nieve, y ganas de usarla, así que la opción fue aprovechar el distanciamiento social que permiten los bosques fueguinos. Pero también se sumaron el running y el rollerski. Ofreció un gran abanico de distancias (5, 10, 21 y 42km) en las tres modalidades y dos semanas en las cuales elegir el día que se prefería participar. «Creemos que es compatible con el evento tradicional», afirma Martín «e incluso puede llegar a potenciarlo».

En la Marchablanca virtual participaron también en Europa
En la Marchablanca virtual participaron también en Europa

Running Las carreras virtuales
«Una idea es por ejemplo para los runners, que puedan correr en su ciudad en forma virtual y luego venir a realizar la carrera de sky de fondo a Ushuaia, combinando el puntaje de ambos eventos», se extiende Bianchi. Esta apuesta al sector del running ya viene desde ediciones anteriores de la Marchablanca y ahora lo toman como una oportunidad para seguir marcando el camino.

«La carrera virtual la empezamos a planear en mayo», relata el también atleta olímpico en sky de fondo, «y nos sorprendimos al contabilizar 300 participantes argentinos y más de 100 extranjeros».

Los corredores de los 15k de I Love Runn fueron controlados por la aplicación ViRace
Los corredores de los 15k de I Love Runn fueron controlados por la aplicación ViRace

De Ushuaia a Buenos Aires, de Brasil a España, de Canadá a Hungría, pasando por el Reino Unido, Suiza o Estonia, la Marchablanca virtual llegó a 20 países. «Como no podemos controlar más allá de lo que envíen de sus relojes, la decidimos hacer sólo participativa, sin competencia», explica Bianchi. 

¿Pero qué pasa si alguien llevara ese reloj, no impulsado por el sano deseo deportivo con el sudor de sus zancadas, sino cómodamente sentado en su automóvil?Carreras por eliminación: ¿el futuro del running para evitar aglomeraciones?

«Al poner premiación en efectivo, la trampa es algo que tuvimos que tener en cuenta», reconoce Francisco Varde, organizador de la primera edición de los 10k Río RT y que ahora va por una segunda etapa con 5 kilómetros, «por lo que implementamos algo novedoso: que los elite [que compitieron por más de $10.000] sean filmados en vivo a lo largo de todo el trayecto». 

Running Las carreras virtuales
La medida de seguridad también aportó mucho al show: así se vio en simultáneo correr a los mejores en Río Negro y en Corrientes, en Catamarca y en Chaco. Pero Varde también entiende que es imposible controlar a todos los amateurs y que en esos casos hay que confiar. «Un corredor de Honduras me mandó un foto de la pantalla de un viejo reloj Casio con cronómetro, sin GPS, pero le creemos. Se sacó mil fotos mientras corría, se veía gente alentándolo, se la tomó con mucha seriedad», sonríe.

Participantes de la Marchablanca, de esquí de fondo, en Ushuahia
Participantes de la Marchablanca, de esquí de fondo, en Ushuahia

Este domingo 6 de septiembre, Varde larga su segunda edición. Cuenta con más de 100 corredores que abonaron $150 de inscripción y casi 40 atletas de elite transmitiendo en vivo. No sólo los mejores de Argentina, sino también profesionales en Brasil, España o Kenia, pero ya mira mucho más adelante. «La tercera edición tendrá dos distancias y será en octubre, pero el proyecto es usar esto como un trampolín para mi primera carrera tradicional.

¡Los quiero ver a todos corriendo juntos!», se ilusiona el profesor de educación física. Y no es el único que apuesta este año pensando en el próximo. «Contratamos una aplicación suiza, ViRace, que adaptamos en parte al modelo argentino», cuenta «Roni» Gluck, director de I love Runn, empresa que hace años organiza grandes carreras y es de las primeras «tradicionales» en volcarse las virtuales. Y explica: «Ese adaptarlo va desde el idioma hasta la forma de los alientos».

Participante de los 10k Río RT en cinta de correr
Participante de los 10k Río RT en cinta de correr

Running Las carreras virtuales
La aplicación no sólo controla el ritmo y carga los datos, avisa al corredor en tiempo real cuál es su competidor más próximo delante y detrás de él: lo alienta para que se esfuerce más, lo clasifica al instante y hasta le permite subir una selfie a las redes sociales con el resultado. «El problema es que al ser importada, el cambio la vuelve muy cara», aclara Gluck la contracara. ¿Eso hace inviable el modelo de negocio? «De esta forma sí, pero quizá si se desarrollase esta tecnología en el país, llegando a una base de mil corredores, podría ser rentable».

Participante de los 10k Río RT
Participante de los 10k Río RT

Por lo pronto, va corriendo tras eso. En su primera edición, los 15k virtuales de I Love Runn convocaron casi 500 corredores; ahora, para los 21k del 27 de septiembre, ya tiene 600 inscriptos antes de largar la campaña masiva. Estos pagaron $300 u $800 dependiendo si elegían la opción con o sin remera, que en ambos casos incluye la medalla de finisher y una cerveza en el bar donde se retira el kit del corredor.

«Hubo mucha gente que no se animaba a ir a una carrera y largó por primera vez ahora», asegura Roni sobre las devoluciones que le da el público y define: «Las carreras virtuales no son para todo el mundo, pero para el corredor nuevo es muy bueno».¿Unir Ushuahia con Alaska? El atleta de los 25.000 kilómetros

Del otro lado del país, en la provincia de Neuquén, se ofrece una versión distinta, de estas nuevas versiones. En la ciudad de Plottier la subsecretaría de Deporte, Juventud y Turismo lanzó la Running Virtual, sólo para residentes de la localidad y en un circuito ya marcado.

Podrán ir en el horario que deseen, del 8 al 16 de septiembre, y elegir la distancia de 4 o 10 km que se señala con cintas. Una forma de igualar, y compartir, el circuito. Otra forma de agudizar el ingenio para innovar en algo tan sencillo como correr, que vino a demostrar este 2020, que entre las carreras virtuales y las pruebas por eliminación, tiene tantas variantes como formas de atarse las zapatillas.

Participante de los 10k Río RT
Participante de los 10k Río RT

Por: Ezequiel Brahim
Fuente: https://www.lanacion.com.ar/deportes/atletismo/corrieron-todo-pais-solitario-filmados-vivo-nid2417344

Abrir el chat
Hola! En que podemos ayudarte?